fbpx

La honestidad del fotógrafo

 

Llevaba tiempo con intención de escribir en mi blog sobre la honestidad del fotógrafo, si bien estaba pensando cómo darle la forma y el sentido tras organizar varias ideas que tengo en mi cabeza con el fin de ayudar.

Bien, empezamos. Como en cualquier trabajo, nuestra imagen personal cuenta mucho. Hay formas de presentarse ante el cliente. Y no sólo cuando trabajamos por cuenta ajena hay que mantener unas formas en la compostura, limpieza y cuidado en la forma de vestir. Cuando trabajamos por cuenta propia directamente para nuestro cliente también.

Porque nuestro cliente es nuestro jefe, y si queda conforme con el resultado y con nuestra actitud ante el encargo vendrá más trabajo. (Seguro que conoces una Ley del Universo que es la de la Causa y Efecto). Hay que ser responsable, trabajar duro y cuidar nuestros modales. Debemos tener una actitud irreprochable.

La honestidad del fotógrafo. Comportamiento correcto del fotógrafo

[magicactionbox id=»6552″]

Un reportaje de boda es divertido y creativo y al participar en el día más feliz de los novios esa energía positiva y buen rollo se contagia. Pero a la vez es duro. Estamos muchas horas de pie, con una tensión producida por los nervios de tener los sentidos alerta durante todo el día. Los fotógrafos acabamos cansados, lo reconozco. Como dije son muchas horas de trabajo, entre 12 y 14 la mayoría de las veces.

Recuerdo que hace unos años colaboré con una fotógrafa realizando varios reportajes de boda y su actitud, comportamiento y formas me provocaba que sintiera vergüenza ante el cliente. En varias ocasiones me he encontrado a esta fotógrafa indolentemente postrada en una mesa del restaurante, al fondo del comedor, agazapada para no ser vista, con los ojos entornados y la boca entreabierta.

Si bien esto no es habitual, puede pasar y pasa. Por eso debemos mantener unas formas y seguir unas pautas:

  • Realiza los trabajos vestido de manera apropiada. No es necesario vestir como si fuéramos un invitado, pero sí de manera correcta. Evitar siempre colores llamativos. Olvídate de llevar esa camiseta roja que tanto te gusta o esos pantalones naranjas que acabas de comprarte. Unos colores neutros, que se note tu presencia pero sin acaparar ningún tipo de protagonismo.
  • Hablar bajo. Que te escuche la persona a la que te dirijes sin levantar la voz más de lo necesario.
  • Camina con normalidad, sin correr.
  • Durante la ceremonia evita cruzarte, especialmente si es religiosa. Los curas en ocasiones miran con recelo a los fotógrafos. Esto es debido que hay muchos «fotógrafos» que no respetan unas normas básicas durante la boda y en especial durante la iglesia.
  • Si estás cansado… es lo que hay y tienes que aguantar. Que no se te note, no bosteces y camina con la espalda recta. No exteriorices tu posible cansancio. De no hacerlo así, ¿qué imagen darás al cliente que te paga?
  • Muestra una sonrisa siempre a los novios e invitados. Recibirás también una sonrisa de ellos. El trabajo será más agradable.

Recuerda que si este trabajo te gusta y disfrutas, te resultará más fácil seguir estás u otras normas básicas de comportamiento. Hay mucho intrusismo en esta profesión (se les llama «tomafotos»), y debes distinguirte por el resultado, el trato amable con el cliente, el amor en el trabajo, por el comportamiento, por la inversión constante en formación y por estar dado de alta en la Seguridad Social.

Si te ha gustado esta entrada y te parece útil, compártela, dale a me gusta y suscríbete al boletín para estar al día de novedades en fotografía.

Jesús Cabanillas, fotógrafo.

no comments
Comentario

Tu correo nunca se publicará o compartirá. Los campos requeridos están marcados *

UA-43993724-1