fbpx

El caso de la casa rural que mejoró su imagen y aumentó beneficios con un reportaje fotográfico profesional

Este caso de éxito que os presentamos a continuación es el de una casa rural en la sierra, abierta hace más de 10 años. Unas pistas de esquí próximas siempre habían sido el principal gancho que llenaba la totalidad de las plazas de este alojamiento y las del entorno.

La crisis se dejó sentir en la casa rural disminuyendo la ocupación no sólo los días de diario sino en los fines de semana. Esta situación se agravaba cada vez que finalizaba la temporada de invierno o llegaba un año de poca nieve.

La página web del alojamiento rural se diseñó en el momento de abrir la casa rural. De colores oscuros, diseño poco intuitivo y no adaptada a dispositivos móviles. Si tenemos en cuenta que desde los móviles y las tabletas es desde donde se genera más tráfico, este aspecto dificultaba la contratación de reservas.

A todos estos problemas se le añade un aspecto negativo donde entraremos con más detalle. Las fotografías estaban mal realizadas, sin un plan de marketing claro y sin criterios artísticos ni técnicos (oscuras y torcidas). El propietario, con su mejor intención pero sin formación en fotografía, realizó las fotos.

Donde se ubica la casa rural hay mucha competencia y no basta con invertir dinero en gran cantidad de portales de turismo rural de dudosos resultados (aquí incluyo hasta a los más conocidos. Desde el momento en que no quieren ir a comisión es porque no están seguros ni ellos mismos de su rentabilidad). Nuestro consejo hacia los empresarios es que trabajen por conseguir un posicionamiento orgánico en Google.

Por tanto, hay que diferenciarse de la competencia, ya no sólo en los servicios y decoración de la casa rural sino en la primera impresión que el cliente percibe en la página web.

Jesús Cabanillas Sánchez, fotógrafo de casas rurales

El empresario pidió asesoramiento a una prestigiosa empresa dedicada al marketing del turismo rural, la cual le planteó dos medidas a llevar a cabo inmediatamente:

– Una nueva web, de líneas minimalistas, accesible desde dispositivos móviles, calendario de disponibilidad y de acceso intuitivo para lograr que el potencial cliente permanezca el mayor tiempo posible. Y que al final se alcance la venta, que es el principal fin de la web.

El segundo aspecto que tenía que mejorar el empresario de la casa rural eran las fotografías. Las actuales, realizadas por el propietario sin ningún tipo de conocimiento, tenían bastantes problemas. Estaban oscuras, torcidas, desenfocadas, pixeladas… Muchos errores que influían negativamente en la imagen que se estaba dando al cliente.

Estos errores producían sensaciones negativas en el espectador. ¡A ver, todo es psicología! ¿O acaso dudabas de que en marketing absolutamente todo está medido? Si por no invertir en el trabajo de un fotógrafo profesional tu casa rural va a aparecer oscura, agobiante o pequeña te va a comer la competencia.

Pongamos como ejemplo una casa rural inventada a la que llamaremos «X» o un hotel rural, también inventado al que llamaremos «Y», cuyos costes de construcción pueden variar desde 250.000 € en el primer caso hasta 1.000.000 € en el segundo (repito, son datos inventados). Le ponemos 15.000 € de muebles, incluidos los de la cocina, lámparas, etc. al primer ejemplo y al segundo 40.000 €. Hemos hecho una inversión enorme, muchas veces sin tener en cuenta si es o no rentable. Ahora le añadimos la publicidad en diferentes portales, publicidad en Google, publicidad en Facebook… Pero… ¿las fotografías de esa publicidad reflejan lo que realmente es nuestra empresa? ¿Muestra al cliente de manera clara las calidades de los muebles, la textura de la tapicería del sofá, la amplitud y luminosidad de las habitaciones o las impresionantes sábanas de primera calidad?

Si llegamos a este punto y el empresario opta por hacer unas fotos con el móvil o sin conocimientos técnicos o de marketing, se acabó. Es como haber dejado el proyecto a medias, como si tuviéramos un coche pero le faltara la gasolina para moverse.

Volviendo al caso que nos ocupa, el primer paso para la sesión de fotos fue elegir un día soleado o con alguna nube para lograr textura (a nosotros nos gusta más de la segunda manera, pero no siempre podemos elegir).

Se estudió la distribución de la casa, cómo entraba la luz por las ventanas y cómo y cuándo daba el sol en la fachada.

Se realizó la sesión incluyendo varias fotografías de cada estancia (dormitorios, baños, cocina, zonas comunes, escalera y pasillos) y de la fachada. Se cuidaron todos los detalles en la toma.

Tras una posproducción de las fotografías muy laboriosa, como siempre sucede en este tipo de trabajos, el trabajo fue entregado al cliente. Nos sentimos orgullosos del resultado. El momento más feliz para nosotros es el de la entrega de un trabajo, cuando vemos la felicidad en la cara del cliente al ver la nueva imagen de su empresa. Estamos seguros de que en breve aumentará el prestigio de su casa rural y se diferenciará del resto.

Contacta con nosotros ahora mísmo y da un cambio en tu empresa, sea la que sea ésta, mejorando la imagen. Unas fotografías profesionales dan como resultado un aumento de clientes y de ingresos.

En mi entrada de Casa Rural Martínez tienes un caso de éxito donde con imágenes puedes entender todo lo que te he contado.

¡ Me encantaría que me dejaras un comentario !

no comments
Comentario

Tu correo nunca se publicará o compartirá. Los campos requeridos están marcados *

UA-43993724-1